Trucos para conservar las verduras

En esta ocasión vamos a conocer algunos trucos para conservar algunas de las verduras más habituales en nuestra cocina.

Trucos para conservar las verduras

Conservar los espárragos

Si queremos conservar los espárragos fuera del frigorífico, lo que haremos será introducirlos en un vaso con agua como si se tratase de un ramo de flores.

Conservar la lechuga

En primer lugar es importante que antes de guardar la lechuga (ya sea dentro o fuera de la nevera) nos fijemos bien en que esté seca. Una vez comprobado la envolvemos en un trapo seco y la introduciremos en un recipiente abierto.

Conservar la berenjena

Para conservar adecuadamente la berenjena y conseguir que nos dure el máximo tiempo posible es importante que tengamos en cuenta que no la lavaremos salvo cuando vayamos a consumirla.

El mejor sitio para que la berenjena se conserve durante mucho tiempo es en el cajón de las verduras de nuestro frigorífico.

Conservar el Apio

Para conservar el apio, lo mejor que podemos hacer es dejarlo fuera del frigorífico dentro de un vaso de agua con lo que no perderá su hidratación. No obstante, si envolvemos el racimo con papel de aluminio veremos que se conservará perfectamente fresco durante mucho más tiempo, llegando incluso a durar semanas.

Algunas formas interesantes para conservar los alimentos

En esta ocasión vamos a enumerar algunas formas interesantes para conservar los alimentos y de esta forma mantener en mejores condiciones nuestra alacena.

Algunas formas interesantes para conservar los alimentos

Utilizar el aceite

El aceite es un producto fantástico que no solo ayudará a que nuestros alimentos se conserven durante más tiempo sino que también permite que las propiedades y vitaminas se mantengan en estado óptimo hasta su consumo.

El vinagre

El vinagre unido a la sal crea una mezcla fantástica que garantizará la durabilidad y perfecta conservación de los alimentos.

La deshidratación

Otro sistema que ha funcionado muy bien durante muchos años es someter los alimentos a un proceso de deshidratación, retirando todo el agua mediante un sistema de calentamiento suave con el objetivo de que el alimento no pierda sus características.

El azúcar

Como muchos de nuestros lectores ya sabrán, el azúcar es otro de los ingredientes que se utilizan para conservar alimentos. En este sentido, la miel también nos puede ayudar.

No obstante y debido a que altera el sabor de los alimentos, aunque en la actualidad se conserva incluso carne con azúcar, lo más habitual es utilizar la para conservar la fruta.

La razón de que funcione también es que evita que los microorganismos se reproduzcan.